CIMG12

Ahora que está de moda criticar y prohibir fiestas populares, no sé cómo se ha salvado la fiesta de la Tomatina, que se realiza en el municipio de Buñol (Valencia) a finales de agosto. La celebración consiste en una batalla tomatil por las calles de esta localidad, en la que sus vecinos y turistas se lanzan unas 125 tonelas de tomate maduro, subiendo esta cantidad cada año.

Es un hecho que supone un despilfarro de comida considerable, aunque seguro que lo saben rentabilizar económicamente de la mejor manera. Yo prefiero “lanzar” el tomate sobre un buen trozo de pan con aceite y una loncha de jamón.

Pin It on Pinterest